Practica la suplementación protéica ¡mezclando vegetales!

 

Cada vez que activamos nuestro cuerpo, todos los órganos que tenemos conjuntan esfuerzos para lograr ponernos en movimiento. Algo tan vital como respirar, activar nuestros sentidos, mover cada músculo, hueso o lograr algo tan complejo como tomar decisiones, percibir, recordar o hablar, depende de la energía con la que contamos. ¿De dónde la obtenemos?

 

Nuestra creencia y costumbre es que, necesitamos carbohidratos y proteínas para tener fuerza y vitalidad durante el día. Más por costumbre que por conocimiento, obtenemos ambos nutrientes casi exclusivamente de los cereales, el pan, las pastas y los animales. ¡Cuán equivocados estamos! Ambos compuestos ¡también abundan en los vegetales!. Elígelos de forma inteligente y obtén el mayor provecho de ellos. Las fuentes de estos nutrientes, están tan cerca de ti… en cereales integrales y legumbres. Conoce conmigo por qué no deben faltar en tus alimentos diarios, son una maravilla para tu economía y tu salud.

 

Por legumbres me refiero al grupo de frutos secos de las leguminosas, que incluye: frijoles, alubias, lentejas, soya, garbanzos, chicharos. Son imprescindibles en un régimen sano de alimentación por su alto aporte de fibra, bajo índice glicémico.

 

Cuando un alimento es considerado de bajo índice glicémico significa que libera lentamente en la sangre la glucosa que contienen, beneficiando directamente en nuestra salud ya que los niveles de insulina no sufren de grandes alteraciones al consumirlos al mismo tiempo que producen un efecto de saciedad mas duradero en comparación con otros alimentos.

 

Todos los cereales disponibles para consumo humano son fuente de hidratos de carbono, vitaminas y minerales, existen los no refinados y refinados. Estos últimos, los refinados, aportan gran cantidad de calorías pero una casi nula cantidad de nutrientes. Los encontramos ahora en casi el 95% de los productos que consumimos: postres, panes, refrescos, botanas. De ser posible, evítalos. Siempre.

 

Los cereales más recomendables son aquellos denominados de granos enteros (o no refinados), aquellos que conservan las tres partes que los conforman en su estado natural: salvado (cascarita), endospermo y germen. Las ventajas que ofrecen son: ricos en fito nutrientes (te protegen del cáncer), poseen grasas mono insaturadas (funcionan como almacén para los antioxidantes) y protegen al cuerpo de padecimientos crónicos como diabetes (tipo 2) o enfermedades cardiovasculares además de ayudar a mantener tu peso ideal.

 

La mayoría de productos que adquirimos ahora lamentablemente, está empacado, por lo tanto es muy importante saber distinguir las etiquetas y contenidos. Para facilitar la identificación de presencia de granos enteros en un producto, el Whole Grains Council (Consejo de los Granos Enteros) ha diseñado un logotipo, con la finalidad de una rápida visualización de estos nutritivos ingredientes. Para mejor identificación, consúltalo aquí.

 

Cuando comemos legumbres y cereales juntos, logramos que los aminoácidos faltantes en unos sean proporcionados por los otros. A pesar de que las legumbres son altas en proteínas, no poseen los componentes requeridos para la ingesta necesaria de dicho nutriente. Es ahí donde aparece el concepto de suplementación proteica como una gran idea la mezcla con los cereales elevando el valor biológico de nuestros platillos.

 

Al practicar la suplementación proteica con estos vegetales obtendremos los beneficios de ambos alimentos: mejorar la digestión, reducir los niveles de colesterol dañino y de padecer enfermedades cardiovasculares. Si sigues un régimen de alimentos sin carne, si requieres disminuir la cantidad de grasa saturada o colesterol que consumes, estas mezclas son para ti:

* Arroz integral con garbanzos o lentejas

* Pasta integral con chícharos

* Germen de soya o edamame (frijol de soya) con arroz integral y verduras

* Galletas de trigo integral con hummus

* Frijoles o alubias con arroz integral

* Quinoa o amaranto

Utilízalos como topping en tus ensaladas o bowls, siendo 3 cuartas partes del total de la porción las que corresponden a vegetales de hoja verde y una cuarta parte (o menos) a legumbres y cereales de granos enteros.

 

Estas combinaciones son deliciosas si las enriqueces con hierbas de olor o especias y principalmente si las consumes en las porciones adecuadas, consulta con tu especialista en salud cuanto es necesario para tu ritmo de vida y características específicas. Sólo abre un empaque de nuestras hojas, ensaladas, botanas o aderezos Vegetalistos, agrega una porción de granos enteros y legumbres y disfruta de una alimentación saludable, práctica y deliciosa.

 

¿Qué combinaciones se te ocurren para mezclar estos dos súper alimentos? Compártenos tus #EleccionesInteligentes en Instagram y Facebook @Vegetalistos con los tags #Vegetalistos #EleccionesInteligentes #ViveVerde #Practicidad #Salud #Sabor #AlimentateSanamente #Eco #EcoFriendly #Green #Life #Nature #GoGreen

 


¿Quieres saber más? ¡Consulta las fuentes de información que usamos para este artículo!


Por Ileana López Monterrubio para Vegetalistos  | “Segura de que la mejor vida, viene de la mejor comida”. Ileana es Licenciada en Gastronomía y Maestra en Educación. Es una apasionada de la salud y la cocina saludable. Cuenta con experiencia en cocina fría, bocadillos y food styling además de haber impartido cursos de técnicas culinarias para nutriólogos, diseño de menú y asesorías nutrimentales. 

 

No hay comentarios

Comentar