Cambia tus hábitos y ¡protege tu corazón!

“Que tu corazón siga latiendo y amando por muchos años”

 

Cada que vemos en los emojis de nuestras redes o whatsapp un corazón verde ¡nos emocionamos! y hay una buena razón para que pase eso.

 

Una dieta saludable  tiene como protagonistas auténticos a las frutas y los vegetales, aunado a una alimentación en general balanceada con otros grupos de alimentos. Por supuesto: hay que dejar a un lado la vida sedentaria y mantenerse activo.

 

Incluir vegetales variados en tu dieta diaria, aporta más beneficios de los que te puedas imaginar ya que tienen propiedades nutricionales únicas: son bajos en calorías, contienen gran cantidad de agua y las siguientes vitaminas:

 

La vitamina A: benéfica para el sistema óseo, la apariencia de la piel, mejora la visión, mantiene saludables uñas, dientes y (ojo amigas, esto es muy importante) el pelo. Para la vista es lo máximo ya que mantiene la agudeza visual, reduce el riesgo de enfermedades oculares (como glaucoma y cataratas) y mejora notablemente la visión nocturna. Espinacas, zanahorias, col y brócoli son ideales para cargarte de esta vitamina.

La vitamina C:  ayuda a reparar todos los tejidos del cuerpo, es necesaria para formar el colágeno, ayuda en la cicatrización y al sistema inmune, además de dar mantenimiento a huesos y dientes. Consume berros, coliflor, acelgas y pimiento verde. En algunos días
notarás un cambio radical en el aspecto de la piel, ademas vivirás asegurada contra los resfríos.

La fibra: ayuda a todo el sistema digestivo (y esto, no está demás decirlo, es indispensable para sentirse bien a diario). Que no falte nunca un tu dieta alguna dosis de espárragos, apios, zanahorias y las infalibles espinacas.

La clorofila: el color verde activa el mecanismo celular de todo tu cuerpo, desintoxica el organismo y depura la sangre de toxinas, entre otros beneficios.

La vitamina D: entre sus múltiples beneficios previene enfermedades como obesidad y diabetes. Esta vitamina se encuentra en muchas proteínas y cereales, pero es primordial agregar en tu comida diaria vegetales como el champiñón para estar bien cubierta.

Ácido fólico: muchas veces lo asociamos únicamente como una vitamina primordial durante el embarazo, que sí lo es, pero también ayuda constantemente al corazón y al cerebro; previene la anemia, así como enfermedades nerviosas. También se le ha asociado en la reducción de diversos tipos de cáncer como páncreas, esófago, colon, recto y cuello
del útero. Además, diversos estudios confirman que resulta útil para el control a
largo plazo de la depresión en determinadas personas. Obviamente para asegurarte de tener el ácido fólico que tu cuerpo necesita no pueden faltar nuestras mejores aliadas, las espinacas; también lo encuentras en la lechugas y el germen de trigo.

 

Aunque para quienes no están acostumbrados a consumirlos pudiera resultar, en un principio, difícil incorporarlos en su dieta diaria al considerar que “lo verde y natural” resulta aburrido, queremos invitarlos a darse una oportunidad y abrir su panorama gastronómico a estos alimentos saludables. Hoy en día existen miles de recetas deliciosas y para todo tipo de paladares.

 

La imaginación, la magia, algún ingrediente secreto y la diversión en la cocina serán parte crucial en tus recetas de amor a tu corazón.

 

Aprovechemos este mes para compartir recetas a base de vegetales y también secretos de amor. La diversión está asegurada. No nos vamos a arrepentir. ¡Vivan los corazones verdes!

 

Compártenos tus experiencias en las redes con los tags @Vegetalisos y #Vegetalistos #EleccionesInteligentes #Practico #Practicidad #PracticoYSaludable #Salud #Saludable #Sabor #Sabroso #AlimentateSanamente #AlimentosSaludables #EstiloDeVidaSaludable #Healthy #Food #SiempreVegtalistos #EnamoateDeTuSalud #Febrero


¿Quieres saber más? ¡Consulta las fuentes de información que usamos para este artículo!


Por Vegetalistos.