¡Corre mamá corre! Ahorra tiempo en 5 pasos

 

Independientemente del género, si te gusta cocinar, ya sea por relajarte, por socializar, porque te gusta alimentarte bien o porque no quieres comer fuera de casa¡ya estamos del otro lado!  Cocinar es un tema gratificante: desde planear, preparar cada paso de una receta hasta poner la mesa y ver la cara de alegría cuando les gusta eso que hiciste con tanto amor o emoción. Sea una sincronizada o una ensalada o un menú de tres tiempos. Cocinar es compartir, procurar, entregar.  

Cocinar en casa brinda muchas ventajas: ahorrar dinero, tiempo, elección y uso de ingredientes saludables, control de porciones y el más importante, es un excelente motivo para reunir a la familia. A diferencia de otras épocas, ahora es más cotidiano apreciar la participación de todos los miembros de la familia en las labores culinarias, creando un espacio más de tiempo juntos.  

Pero entrar en el fascinante mundo de la cocina no sólo tiene que ver con el sabor sino también con la salud: un estudio publicado en 2017 del International Journal of Behavioral Nutrition and Phisical Activity  nos habla de la estrecha relación que existe entre comer comida hecha en casa y los beneficios potenciales que esta comida tiene para una alimentación saludable. El estudio observó a sujetos que realizaban más de cinco veces a la semana sus comidas en casa, los cuales disminuyeron el riesgo de adquirir enfermedades cardiovasculares, alto colesterol o incluso, riesgo de diabetes. 

Por supuesto que todos quisiéramos poder alimentarnos en nuestro sagrado hogar siempre, o, al menos, tener tiempo para preparar los alimentos nosotros mismas, cuidando el equilibrio entre sabor y salud. ¿Cuántas veces has querido que te den un día de 32 horas? Por más que corres y corres no logras terminar todos los pendientes que tienes o te duermes tardísimo todos los días. ¿A qué horas cocinas?  

Respira, mantén la calma y date 5 minutos para leer estas 5 ideas para ahorrar tiempo en la cocina , esperando que te ayuden a lograr que tu familia mantenga una alimentación saludable y de la mejor calidad.

1. Espacio y orden. 

Estás súper decidida a entrar a una vida saludable. El primer paso es ordenar tu cocina para saber con qué cuentas, qué ya no sirve o es chatarra. Pon a tu alcance los básicos: sal, pimienta, ajos…utensilios básicos (ver no. 2). Verifica que en tu alacena todo esté dentro del margen de la fecha de caducidad.  Limpia y ordena el refrigerador. Si toda la familia no puede participar en estas actividades, tómate el tiempo de enseñarles el nuevo orden para que todos estén al tanto. Y la regla de oro: usas—-lavas. Tal vez te estresa cualquier asunto de la cocina por el desorden que conlleva, lo puedes evitar si en cuanto usas algún ingrediente o utensilio lo colocas en su lugar de nuevo o en la tarja. Ahorrarás mucho tiempo de recoger al final todo el desastre.  

2. Ten a la mano utensilios básicos para cocinar.

 1 sartén mediano, 1 sartén pequeño, una licuadora, una cacerola pequeña y una olla mediana, pala plana de plástico, cucharón, 2 bowls o tazones medianos, tetera u ollita para hervir agua, cuchillo mediano, cuchillo chico, tabla para picar (de preferencia blanca o conjunto de varias y colores para cada alimento). Trapo para mojar y limpiar y trapo toalla para secar. Licuadora. Menos, es más, no pierdas tiempo buscando, sólo ten lo básico en tu cocina.  

3. Contempla el almacenamiento.

Creo que todos tenemos un cajoncito o estante de recipientes. ¡Acomódalo! así encontrarás fácilmente en donde guardar lo que prepares para que, en cuanto cocines vacíes la preparación ahí, dejes enfriar, y… al refrigerador. Evita el caos de buscar si acomodas en una cajita todas las tapas y en el demás espacio los recipientes apilados. Adquiere contenedores estándar, que todos usen la misma tapa para no perder tiempo en encontrar los pares.

4. Planea tus menús. 

Ya lo hemos platicado en varias ocasiones, el tener una lista de compra y por lo menos saber que se comerá en casa cada día de la semana (lo ideal será conocer que comida, desayuno, cena y colaciones por día) requiere organización pero a cambio, los resultados serán increíblessolo con una hoja que tenga cinco columnas con cinco separaciones cada uno, te bastará para contemplar los alimentos que aliviarán el hambre a tiempo y no salir de la franja de la dieta sana comiendo algo que no te hace bien.  

5. Mantén el orden y la limpieza siempre. 

Una de las ventajas de cocinar y comer en casa es el control que puedes tener sobre las medidas de higiene que conlleva la manipulación de alimentos. No combines los trapos para limpiar superficies donde colocaste alimentos crudos o cocidos. Pon una vez a la semana a remojar tus tablas de cortar con unas gotitas de cloro y agua. Desinfecta la esponja para lavar trastes mojándola y colocándola por un minuto en el microondas.  

La mejor forma de optimizar tu tiempo es utilizando Vegetalistos, que son productos frescos, sanos y naturalesuna elección inteligente si quieres invertir más tiempo en tí y menos en la cocina. Olvídate de lavar, desinfectar, partir, almacenar. Cuentas con botanas para olvidarte del hambre a media mañana o tarde, hojas para un smoothie delicioso o ensaladas completas, solo abre y come.  

¿Te funcionaron estos consejos y cocinaste? Comparte con nosotros cómo cocinas en casa con @Vegetalistos y  etiquetas de#Vegetalistos #EleccionesInteligentes  #ApapachaAMama #ComidaSaludable #Salud #Sabor #Practicidad


¿Quieres saber más? ¡Consulta las fuentes de información que usamos para este artículo!

Home cooking

10 new things science says about being mom

Cooking dinner every night


Por Ileana López Monterrubio para Vegetalistos  | “Segura de que la mejor vida, viene de la mejor comida”. Ileana es Licenciada en Gastronomía y Maestra en Educación. Es una apasionada de la salud y la cocina saludable. Cuenta con experiencia en cocina fría, bocadillos y food styling además de haber impartido cursos de técnicas culinarias para nutriólogos, diseño de menú y asesorías nutrimentales.