6 tips para brindar una alimentación saludable en vacaciones

 

Las vacaciones de verano, que, por cierto, este año serán del 8 de julio al 18 de agosto, son el momento más esperado por los niños y adolescentes después de un año lleno de actividades escolares, tareas, exámenes, festivales y talleres, entre otras actividades. Su misión es clave: cambiar los cuadernos por juegos y diversión.

 

Independientemente de la actividad que vayan a realizar durante esta temporada. Ya sea que tus hijos jueguen en casa, asistan a un curso de verano, tomen talleres de arte y/o música, practican algún deporte o simplemente disfruten de los videojuegos, el iPad y las películas de Netflix, todos necesitan una dieta saludable.

 

Mantener una alimentación balanceada durante las vacaciones cobra gran relevancia, ya que nuestros hijos cambian radicalmente su rutina, desde la hora de levantarse hasta que se van a dormir, lo cual modifica sus hábitos de alimentación y muchas comidas se sustituyen por botanas, golosinas y/o comida rápida, lo cual, en exceso, puede afectar su salud.

Por otra parte, sin importar si son vacaciones de verano, una alimentación saludable -la cual incluye verduras, hortalizas, frutas, semillas, proteínas y carbohidratos- es fundamental en los niños de edad escolar, ya que contribuye a su crecimiento y sano desarrollo, además de proporcionarles la energía suficiente para realizar sus actividades y divertirse al máximo.

 

Recuerda que si bien, las vacaciones son un tiempo de descanso, diversión y relajación, esto no significa que los niños tengan que aumentar de peso o no se establezca un orden en sus comidas.

 

A continuación, te comparto seis recomendaciones para darle balance y nutrición a la alimentación de nuestros hijos bajo la premisa CESA (completa, equilibrada, suficiente y adecuada) durante las vacaciones de verano:

 

  1. Establece cinco comidas al día. Para asegurar una sana nutrición, los expertos darles a los niños cinco comidas diarias -desayuno, colación 1, comida, colación 2 y cena- en un horario constante y establecido, así como darles agua suficiente para una correcta hidratación. Además, sugieren que el aporte calórico se distribuya en las comidas principales con un 25, 35 y 25 por ciento. Respecto a las colaciones, estas deben representar el 15% de las calorías restantes; algunos ejemplos son palitos de apio, zanahorias baby, pepinos, tomates cherry, semillas, entre otras.

 

  1. Define horarios para comer. Esto les permitirá a tus hijos sentarse a comer relajadamente, masticar correctamente los alimentos, mantener el metabolismo en perfecto estado y no subir de peso. Además, esto permitirá ingerir lenta y tranquilamente la comida para una correcta digestión y asimilación de los nutrientes.

 

  1. Utiliza la regla 50-25-25 al servir las comidas principales. Esto incluye servir en el plato del niño 50% de verduras, 25% de proteína de origen animal como pollo, res o pescado, así como un 25% de hidratos de carbono; esta combinación mejorará el sistema neurológico de tu hijo y contribuirá a un mejor estado de salud

 

  1. Agrega nuevos alimentos a su dieta. El periodo de vacaciones de verano es una excelente oportunidad para integrar nuevos alimentos y sabores a la alimentación de los niños, ya que se cuenta con más tiempo para hacer nuevas recetas y planificar mejor comidas llenas de sabor y color. Además, el clima cálido de esta época del año invita a las familias a utilizar alimentos frescos para realizar ensaladas y sándwiches con hojas como arúgula y kale, por mencionar algunas opciones.

 

  1. Dales el ejemplo y genera un buen ambiente. La frase “uno es lo que come” es muy real, ya que, en el hogar, los adultos somos los encargados de ejemplificar una alimentación balanceada, por lo que es necesario predicar con el ejemplo al respetar los horarios y comer sanamente al igual que tus hijos. Esto generará un ambiente de confianza para la correcta nutrición en los pequeños y resolverles sus dudas en materia de alimentos saludables.

 

  1. Evita distractores al momento de comer. Comer en familia, compartir los alimentos, platicar sobre las vivencias del día y evitar distractores como la televisión, smartphones o tabletas, favorece sin lugar a dudas la buena alimentación.

 

En este contexto, es clave tener en cuenta que en la infancia y adolescencia se comienzan a formar los hábitos de alimentación que, correctos o no, se mantendrán durante toda la vida. Que mejor que dejar bases solidas para una alimentación sana en cada etapa de su vida e iniciar con estas vacaciones de verano el camino hacia una vida saludable.

 

Comparte con nosotros tus experiencias para tener un mejor estilo de vida con los tags @Vegetalisos y #Vegetalistos #EleccionesInteligentes #Practico #Practicidad #PracticoYSaludable #Salud #Saludable #Sabor #Sabroso #AlimentateSanamente #AlimentosSaludables #EstiloDeVidaSaludable #Healthy #Food#VacacionesSaludables #Julio

 


¿Quieres saber más? ¡Consulta las fuentes de información que usamos para este artículo!

 


Por Vegetalistos.