AGRICULTURA URBANA Y DE INTERIORES

Por Ileana López* para Vegetalistos
“Segura de que la mejor vida viene de la mejor comida”

El color verde llena nuestros ojos y espíritu de sensaciones pacíficas. Para los japoneses es el color de la vida eterna, los hinduistas lo atribuyen al chakra del corazón “anahata” afinidad por amar más, compasión y caridad. Nosotros, los mexicanos, valoramos inmensamente esta tonalidad:  lo encontramos en nuestra bandera, relacionado con la nobleza en tiempos prehispánicos y en muchos de nuestros paisajes.

Las concentraciones de construcciones requieren contar con espacios que diferencien la vida de los colores propios como gris, negro, en las construcciones y asfalto para generar una visión lo más cercano al equilibrio dentro de las obras humanas que forman nuestras actuales ciudades. Estos pequeños espacios aportan al panorama revitalizándolo, haciendo una invitación a no olvidar la salud, relajación y alternativas de vida dentro del ajetreo citadino. Un remanso de paz en medio del caos.

El bienestar de las poblaciones urbanas radicará en muchas variables, pero una fundamental será contar con tiempo y espacio para despejar la mente y cultivar nuestro cuerpo. El bienestar mental se compone de dos factores: la dimensión hedónica que incluye el éxito, felicidad y salud y la dimensión eudaimónica hecha por la realización personal, propósitos de vida y función psicológica, si se cuenta con sitios en donde se exponga a las personas a la naturaleza, se podrán lograr mejores los índices de ambas dimensiones. (bmcpublichealth, BMC series)

Un apartado especial en la necesidad de continuar el contacto con la naturaleza en estos tiempos, son las opciones recientes de agricultura en la ciudad. Espacios mayormente comunitarios, puestos a disposición por los gobiernos o particulares donde encontramos una funcionalidad de acercamiento con la agricultura, por mucho tiempo alejada de nuestra realidad como habitantes de la metrópoli.

Los huertos urbanos utilizan técnicas de cultivo orgánicas, buscando recrear ecosistemas sostenidos con la diversidad y rotación de cultivos, evitando el uso de pesticidas o cualquier otro químico y ponderando el uso de abonos orgánicos.

La ubicación de un espacio verde dependerá de la creatividad. Desde un conjunto de macetas en una ventana, una pared, un balcón o una azotea bastará con mucha luz, tierra rica en sustratos, riego y paciencia. Se recomienda utilizar material reciclado para los recipientes y sostenes de las plantas, así como llevar un registro de su crecimiento y resultados.

Debido a las limitantes propias de espacio, estos recintos de naturaleza cumplirán más que una función de proveeduría, una dinámica de convivencia y didáctica para acercar a los miembros de los grupos participantes con los procesos naturales que implica la producción de ingredientes.

En caso de no contar con espacio o tiempo para tener tu propio huerto, puedes visitar en familia las opciones que hay cercanas a ti y acercarlos a la naturaleza sin salir de la ciudad. Conectar directamente a los pequeños con el origen de sus alimentos los formará como personas conscientes de su salud y del cuidado del medio ambiente.

Recuerda que con Vegetalistos, fomentas y muestras a tu familia la importancia de una alimentación rica en productos frescos y naturales.

¿Quieres saber más? ¡Consulta las fuentes de información que usamos para este artículo!

Color verde: significado y psicología

A cross-sectional analysis of Green space prevalence and metal wellbeing in England

Huertos urbanos

Mapa de huertos urbanos en CDMX

*Ileana López Monterrubio es Licenciada en Gastronomía y Maestra en Educación. Es una apasionada de la salud y la cocina saludable. Cuenta con experiencia en cocina fría, bocadillos y food styling además de haber impartido cursos de técnicas culinarias para nutriólogos, diseño de menú y asesorías nutrimentales. Instagram @i.l.e.cocinagenial